Democratizar la economía digital

Mediante el uso de tecnologías digitales, clientes y empresas están conectados a nivel global. Debido a esta conectividad, el número de transacciones diarias aumenta constantemente.

La economía digital está compuesta por un ecosistema de plataformas que operan en el país.

La orden de Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (Intrant) el pasado domingo, a los conductores de Uber de detener todas las actividades en los entornos de aeropuertos va contra de los esfuerzos que han desarrollado múltiples actores del sector digital en el país durante años.

La economía digital es uno de los sectores pujantes en nuestra economía, representando un 4.31% del PIB proyectado para 2020 –según la firma Tabuga, pese a los efectos de la pandemia.

Esto se traduce en desarrollo y empleo para los dominicanos y las dominicanas.

La democratización de la economía digital requiere de la formalización de los Servicios Digitales bajo una Ley de Economía Digital que incluya la participación a todos los actores de la cadena de valor de manera dinámica y transparente.

Los usuarios de las plataformas digitales –turistas o no, tienen la libertad de utilizar un servicio disponible en el país.

Esto requiere de que tanto las plataformas como los actores locales puedan desarrollar una agenda conjunta para garantizar dicha disponibilidad.

Siempre repito: «la innovación precede a la regulación». Por tanto, los actores de regulación y políticas públicas deben incentivar el ecosistema de emprendimiento para entender hacia dónde se dirige el mercado.

La economía digital creció sin regulación en el país.

Por esta razón se hace necesario el concepto de transversalización tecnológica que ayude a democratizar en múltiples modos de producción a nivel nacional, el acceso y la participación de dominicanos y dominicanas que deseen construir su desarrollo a través del trabajo digno. Cada industria (como vemos hoy con el sector transporte) se verá ante esta crisis de transformación.

Paralelamente debe formalizarse tanto a plataformas como empresas de la economía digital. Las reglas de juego deben ser claras.

Según el estudio de Economía Digital publicado por la CEPAL, se ha evaluado un impuesto para las empresas digitales. Hay naciones que han empezado a aplicarlo, pero el debate local es que no podemos añadir más impuestos al consumidor.

La discusión sobre la economía digital apenas inicia.


Publicado en Acento, 16 de diciembre 2020
Difundido en El Caribe, 17 de diciembre 2020