Guerra tecnológica entre Estados Unidos y China pone en riesgo la cadena de suministro de semiconductores

La escasez de semiconductores que afecta a los automóviles y los teléfonos inteligentes no será la última.

El último gran impacto en la cadena de suministro fue hace 10 años cuando el terremoto de Fukushima dañó las operaciones de Renesas Electronics, el tercer proveedor de chips para automóviles.

Además de los costos de fabricación más altos, el otro factor que va en contra del segundo abastecimiento es la consolidación en la industria de chips.

La escasez de semiconductores que afectó por primera vez a los fabricantes de automóviles mundiales, y desde entonces se ha extendido a la electrónica de consumo, sin duda ha provocado frenéticos debates entre bastidores sobre la necesidad de planes de respaldo.

El shock de la cadena de suministro se produjo después de que los fabricantes de automóviles subestimaron el repunte de la demanda en medio de la pandemia de coronavirus. Se agravó por el hecho de que las fundiciones de chips estaban completamente reservadas y no podían aumentar la producción lo suficientemente rápido debido a los largos plazos de entrega necesarios para agregarlas.

Guerra tecnológica

Beijing y Washington están librando una guerra tecnológica en múltiples frentes, pero han encontrado un punto en común: su respectiva falta de capacidad de producción nacional en semiconductores es un riesgo preocupante en medio de la escasez global de chips.

Según un informe de Bloomberg, la secretaria de Comercio de Estados Unidos, Gina Raimondo, dijo en una audiencia en el Senado el martes que el país enfrentaba una crisis por su falta de producción de semiconductores, y calificó la deficiencia como un riesgo para la seguridad nacional y un riesgo para la seguridad económica.

Raimondo habló en una audiencia sobre el plan de infraestructura de 2,25 billones de dólares del presidente Joe Biden, que incluye 50,000 millones de dólares para apoyar la inversión en semiconductores en suelo estadounidense.

Los comentarios del secretario de Comercio se produjeron horas después de que Huang Libin, un funcionario del Ministerio de Industria y Tecnología de la Información de China, dijera durante una conferencia de prensa en Beijing que China alentará a las entidades privadas y extranjeras a invertir más en la industria de semiconductores para fortalecer la cadena de suministro.

Demanda de semiconductores

El ministerio también está tratando de recopilar información sobre la demanda de chips de los fabricantes de automóviles chinos para ayudarlos a encontrar proveedores.

Las declaraciones separadas se producen cuando las dos economías más grandes del mundo están tratando de impulsar la autosuficiencia en sus industrias de semiconductores en medio de una crisis global de chips de automóviles, que ahora se ha extendido a los productos electrónicos de consumo.

EE. UU., Líder mundial en el diseño de chips y la producción de software de automatización de diseño electrónico (EDA) para ese propósito, se está quedando atrás en términos de fabricación de chips, mientras que China ha estado luchando por reducir su dependencia de las importaciones de circuitos integrados avanzados (IC).

Para que tenga una dimensión correcta, Estados Unidos y China son los dos mercados de semiconductores más grandes, y cada uno representa el 25 por ciento del consumo mundial, según un informe de Boston Consulting Group (BCG) y Semiconductor Industry Association (SIA).

Informe BCG

El informe de BCG dijo que las cadenas de suministro locales totalmente “autosuficientes” en cada nación, capaces de cumplir con sus niveles actuales de consumo de semiconductores, requerirían al menos 1 billón de dólares en inversión inicial, lo que elevaría el costo de los circuitos integrados terminados hasta en un 65 por ciento y, en última instancia, conduce a mayores costos de los productos electrónicos para los consumidores.

China se ha esforzado por ponerse al día en el negocio de los semiconductores, ofreciendo incentivos fiscales para las fábricas locales capaces de producir chips en el nodo de 28 nanómetros o menos, y eliminando los aranceles de importación de equipos semiconductores hasta 2030.

Autosuficiencia de Beijing

El impulso de autosuficiencia de Beijing se aceleró después de que Estados Unidos aprovechó su dominio en semiconductores para paralizar al gigante tecnológico chino Huawei Technologies Co, impidiéndole adquirir chips y servicios de fabricación de chips disponibles comercialmente en fundiciones como TSMC y Semiconductor Manufacturing International Corp (SMIC).

Toda la industria tecnológica china tiene el reto y un fuerte incentivo para cooperar con el impulso de la autosuficiencia. Las secuelas empezarán a afectar los precios de todos los artículos de consumo y presenta una amenaza para la creciente industria de movilidad eléctrica.

Momento importante para contemplar este escenario en los planes de agenda digital que se desarrollan actualmente y el pacto fiscal que está latente.


Publicado en el periódico El Caribe, 6 de mayo 2021.
Foto por Jonas Svidras en Unsplash